lunes, 28 de septiembre de 2020

ALGUNAS FOTOS DE LA CEREMONIA DEL 24 DE SEPTIEMBRE 2020, EN DÓNDE SE TRASLADARON LOS RESTOS MORTALES DEL ARZOBISPO MARCEL LEFEBVRE

Un millar de sacerdotes, religiosos y fieles acudieron a la ceremonia del jueves 24 de septiembre, que además de la traslación de los restos del Fundador de la FSSPX, Mons. Marcel Lefèbvre, marca también los 50 años de la apertura del seminario de São Pio X en Écône (VS, Suiza) en el año 1970.
Primeramente el obispo Bernardo Fellay celebró una misa pontifical, en la iglesia del seminario, dedicada al Inmaculado Corazón de María, ante unos 400 fieles, el resto viendo desde una tienda montada para la ocasión en el exterior del Seminario. A continuación, se trasladaron los restos de Mons. Marcel Lefebvre del yacimiento donde descansan varios miembros de Fsspx, hasta la cripta de la iglesia, donde desde los años de su construcción, había sido previsto la edificación de un monumento funerario para este fin.
Después de esta ceremonia emotiva, los presentes tuvieron la oportunidad de recogerse junto a la nueva tumba de este obispo que junto a otros defendieron con valentía la fe católica, y por quien la misa tradicional y el sacerdocio católico fueron rescatados.










martes, 22 de septiembre de 2020

SU SANTIDAD BENEDICTO XV, UN PAPA PROMOTOR DE LAS MISIONES

Giacomo della Chiesa nació en la ciudad italiana de Génova, el 21 de noviembre de 1854.


Estudió derecho en la Universidad de Génova, graduándose como doctor en derecho civil el año 1875. Perfeccionó sus estudios teológicos en la Universidad Gregoriana, en Roma.
Inmediatamente después de ser ordenado presbítero en 1878, ingresó a la Accademia dei Nobili Ecclesiastici, la escuela diplomática del Vaticano.
Después de trabajar por un breve periodo en la Santa Sede, el futuro Papa fue enviado como Nuncio a España. Tuvo una decisiva participación en la mediación papal ofrecida para resolver el problema territorial entre España y Prusia por la disputa de las Islas Carolinas. Regresó a Roma para ser asistente en la Secretaría de Estado del Vaticano. En 1901 fue elegido Sub-Secretario de Estado.
En 1907 el Papa Pío X lo nombró Arzobispo de Bolonia, lugar donde ejerció su labor con gran celo pastoral, distinguiéndose, entre otras cosas, por ser un gran director espiritual.
Siete años después, en 1914, Pío X le creó cardenal, tres meses antes de ser él mismo el que sería elegido sucesor de San Pedro.
Su PontificadoElegido Papa el 3 de septiembre de 1914, poco después de iniciada la Primera Guerra Mundial. Con gran habilidad diplomática, el Papa Benedicto XV se empeñó en lograr la paz entre las naciones. Declaró la imparcialidad y neutralidad total de la Iglesia con el fin de poder prestar su mediación para lograr una pronta distensión y un justo acuerdo de paz.
De paternal corazón, Benedicto entendió que su misión era la de ser un apóstol de la paz, un promotor de comunión y reconciliación en medio del odio y del irracional conflicto. Benedicto XV quiso ser para todos un padre, un hermano solidario, un cristiano coherente. Así, tuvo muestras de solidaridad con las víctimas de la gran guerra. Por ello Benedicto XV ha sido calificado como el buen samaritano de la humanidad y es recordado como el Papa de la paz.
Cercana ya la hora de su tránsito a la Casa del Padre Eterno, se ofrecía al Señor diciendo: “Nos ofrecemos nuestra vida a Dios en nombre de la paz del Mundo”.
Pastor de la IglesiaDurante su Pontificado fue promulgado el Código de Derecho de Canónico, en 1917, fruto de varios años de trabajo iniciados durante el pontificado de su predecesor Pío X. Este hecho es considerado el acontecimiento intraeclesial más importante de su Pontificado, dado que el Código se constituyó en el elemento decisivo para la organización eclesiástica.
En 1917, Benedicto XV creó la Congregación para las Iglesias Orientales.
En 1919 publicó la Encíclica Maximum illud, considerada “la carta magna” de la actividad misionera y evangelizadora. “La Iglesia de Dios es católica y, por lo tanto, no puede ser extraña a ningún pueblo”, decía en ella el Santo Padre.
Relaciones con los EstadosDesde que estalló la guerra se pronunció por la paz y proclamó la absoluta neutralidad e imparcialidad de la Iglesia. Sus reiterados llamados a la paz no fueron escuchados.
En 1917 envió una carta a los líderes de las naciones involucradas en el conflicto armado, proponiendo un serio plan de paz. Lamentablemente la sensata propuesta del Papa tampoco prosperó.
Mientras tanto, Benedicto XV orientó los esfuerzos de la Iglesia hacia la ayuda a los que más sufrían como consecuencia de la guerra: repartió víveres y material sanitario, donó dinero, organizó un servicio de búsqueda de desaparecidos por el que, gracias a sus denodados esfuerzos y gestiones, muchos presos de guerra pudieron retornar a sus hogares.
Finalizada la guerra, en 1919 Benedicto XV realizó muchas acciones caritativas, intercedió en favor de los alemanes, para que los aliados desistiesen del cruel bloqueo que habían impuesto, y que venía ocasionando un innecesario sufrimiento a muchas mujeres y niños. El Santo Padre mandó realizar una colecta entre los feligreses de todo el mundo para ayudar a niños hambrientos.
Asimismo en la Unión Soviética, cuando la hambruna azotó a sus pueblos el año 1921, pondría a disposición de los necesitados la ayuda solidaria de la Iglesia.
Por las iniciativas pacificadoras del Papa Benedicto, la Santa Sede experimentó por entonces un avance muy positivo en lo referente a las relaciones internacionales: recibió el reconocimiento diplomático del gobierno de Inglaterra (1914) y de Francia (1921); con el gobierno italiano se abría un camino de negociación cuando Su Santidad explicitó que la Iglesia no pretendía recuperar los estados pontificios que había perdido, con lo que se sentaban las bases para que, posteriormente, se llegase a una plena reconciliación con el estado italiano.
Documentos trascendentalesAlgunos de los documentos más importantes de su magisterio pontificio fueron las Encíclicas Pacem Dei Munus (1920), sobre la restauración cristiana de la paz y Spiritus Paraclitus (1920), sobre la interpretación de la Sagrada Escritura. Es especialmente importante su Carta Apostólica Maximum illud (1919), sobre la propagación de la fe católica en el mundo entero. Benedicto XV falleció el 22 de enero de 1922 en Ciudad del Vaticano.

viernes, 18 de septiembre de 2020

PARA TODO BAUTIZADO EL ÚNICO MATRIMONIO QUERIDO POR DIOS ES EL BENDECIDO POR LA IGLESIA.



¿Quién ha de casarse y quién no ha de casarse?
Si el matrimonio ha sido instituido por Dios, entonces se nos surge espontánea la cuestión: esta ordenación divina, ¿es obligatoria para todos los hombres sin excepción? ¿Es voluntad de Dios que se casen todos los hombres?
No todos deben casarse, porque hay personas a las que Dios las llama para que vivan solo para Él, en absoluta continencia; no obstante, para la mayoría de los hombres lo más apropiado es que se casen. Que el matrimonio no sea obligatorio para todos los hombres; más aún, que el celibato dirigido a un fin más alto, al servicio más perfecto de Dios, sea más meritorio que el casarse, sólo lo sabemos desde la venida de Jesucristo.
Él lo pregonó con toda claridad. En cierta ocasión dijo nuestro Señor que algunos «por amor del reino de los cielos» (Mt 11, 12) no se casan; es decir, no se casan porque quieren vivir para Dios sin tener que dividir su alma. Después, San Pablo trató más detenidamente la cuestión y dijo: «El no casado se preocupa de las cosas del Señor, de cómo agradar al Señor. El casado se preocupa de las cosas del mundo, de cómo agradar a su mujer; está por tanto dividido» (I Cor 7, 32- 33).
Así, pues, aunque el matrimonio es un plan santo de Dios, la virginidad es un estado más perfecto. Así hemos de interpretar este otro pensamiento de San Pablo: «Bien le está al hombre abstenerse de mujer» (I Cor 7, 1), es decir, llevar una vida completamente virginal, abrazada por el servicio de Dios y el amor al prójimo, es más perfecto espiritualmente hablando. Porque el que no se casa, para poder servir mejor a Dios y no tener el corazón dividido, hace un sacrificio mayor por amor al Señor.
Pero el Señor no impuso esta obligación a nadie. No es más que un «consejo evangélico»; no es un mandato. «Aquel que puede ser capaz de, eso, que lo sea» (Mt 19, 12) —dijo el Salvador. Y que la mayoría de los hombres no está obligada a ello lo dice también San Pablo, cuando en el mismo pasaje escribe que para evitar el pecado de fornicación «viva cada uno con su mujer, y cada una con su marido» (I Cor 7, 2). La expresión «viva» tiene sentido de concesión: es lícito, puede vivir en matrimonio.
Por tanto, para la mayoría de los hombres ésta es la regla general, porque el don de la continencia para toda la vida es privilegio de pocos Así, pues, podremos ya responder a la cuestión: ¿quién ha de casarse y quién no ha de casarse?

¿Quién no ha de casarse?
Ante todo, aquellos que sufren una grave enfermedad hereditaria; éstos hacen bien si no contraen matrimonio, porque corren un gran riesgo de transmitir su enfermedad a los hijos. Sin embargo, las leyes civiles que prohíben a estas personas casarse son generalmente más severas en este punto que la Iglesia. La moral cristiana, aunque no lo aconseje, tampoco lo prohíbe bajo pena de pecado grave..., según lo expresó sin ambigüedades el Papa Pío XI en su Encíclica «Casti connubii».
¿Por qué no lo prohíbe? Porque es posible que el matrimonio brinde consuelo, compañía y ayuda espiritual a estas personas, que ya de por sí sufren bastante, y les haga de esta forma más fácil el camino de la santidad. Y éste es el principal objetivo de la Iglesia de Cristo: facilitar a los hombres la salvación eterna.

¿Quienes más no han de casarse?
Los que quieran poner su vida al servicio exclusivo de un gran ideal que les exija todo su tiempo y esfuerzo, como, por ejemplo, dedicarse a una obra de caridad muy absorbente, o los que han sentido la llamada de Dios para vivir sólo para Él, como los sacerdotes o los religiosos. Estos tampoco han de casarse; pero han de guardar hasta la muerte una vida continente intachable.
Exceptuando estos casos, para todos los demás ésta es la voluntad de Dios: «creced y multiplicaos» (Gen 1, 28). Por tanto, el que no está enfermo ni pone su vida exclusivamente al servicio de un gran ideal, lo mejor es que se case. No sólo por seguir el plan querido por Dios, sino por su propio interés: «No es bueno que el hombre esté solo» (Gen 2, 18). Dios, que ha creado al hombre, sabe mejor que nadie lo que es mejor para la naturaleza humana.
La vida de un soltero, por la soledad que tiene que sufrir, no es envidiable de ninguna manera. Aunque el soltero posea muchos bienes, se encuentra solo y sin familia. Tendrá una casa magnífica, pero le falta un hogar en que se sienta acompañado y querido. En el caso de las mujeres que se quedan solteras, en muchos casos, ellas no tienen ninguna culpa: simplemente, no tuvieron la oportunidad de casarse. En el caso de los hombres, en bastantes casos si puede haber culpa: no quisieron casarse por puro egoísmo. La mujer que no pudo casarse por propia iniciativa, tendrá el consuelo de no fue por voluntad propia, y sabrá conformarse con la voluntad santa de Dios, que así lo ha dispuesto.
A los varones, por tanto, les digo: casaros o consagraros a Dios (siendo sacerdotes o religiosos) Hemos visto que el matrimonio, desde que el hombre existe sobre la tierra, es una institución de origen divino. La familia es también la base fundamental de la sociedad. Siendo esto así, a la legislación civil le corresponde, por todos los medios posibles, asegurar que la familia se mantenga fuerte y sana.
Si la Iglesia hace todo lo posible para educar la conciencia, el Estado tendrá que hacer otro tanto defendiendo la moral pública, de forma que al ciudadano se le resulte más fácil seguir la voz de su conciencia. El Estado deja de cumplir su función cuando permite que la inmoralidad —en películas, espectáculos, diarios, revistas...— hagan befa de los ideales de la familia y socaven la moralidad pública.

¿De qué sirve que los políticos alardeen de «defender la familia» cuando con sus disposiciones y leyes permiten que los jóvenes se vean asaltados por toda una industria del placer (pornografía, alcohol, prostitución...) que sólo busca explotarlos para conseguir ganancias materiales?
No olvidemos que el matrimonio y la familia no son una invención humana, sino una exigencia de la naturaleza humana, tal como lo ha dispuesto Dios al crearnos de una determinada forma. Y la naturaleza humana no cambia, al igual que no cambian las leyes de la física o de la química.
Dios estableció en la naturaleza inanimada las leyes de la química y física. Dios ha querido también que la naturaleza humana se rija por unas leyes, como son las del matrimonio. ¡Ojala que todos lo reconozcamos antes de que sea demasiado tarde, y volvamos a acoger el ideal del matrimonio tal como lo ha querido Dios!

Fuente: El Matrimonio Cristiano, Mons. Tihámer Tóth.

sábado, 12 de septiembre de 2020

FUERTE MENSAJE DEL PRESIDENTE DE EL SALVADOR 🇸🇻 NAYIB BUKELE PARA LOS PRESOS QUE TIENEN MIEDO A CONTAGIARSE DEL COVID 19 EN LAS CÁRCELES.



"Bueno, “amiguitos” miedo tenía esa Abuelita que arrastraste tres cuadras para Quitarle su jubilación, miedo tenía ese Jovencito que se dirigió a estudiar y que tú le metiste un Plomazo para robarle sus zapatillas, miedo tenía esa Jovencita a la que Violaste, y miedo tenía ese Hombre que Mataste por robarle sus pertenencias. Prenden fuego colchones y después reclaman. Estás pagando, hiciste mal las cosas. Y, bueno, amigo es la ley de la vida. Así como tuviste los Huevos para apuntar, matar y violar a una persona, hubieras tenido los huevos para salir a las seis de la mañana a buscar Chamba.( trabajo)  “TUS DERECHOS NO EXISTEN DESDE QUE VIOLASTE, ROBASTE, ASESINASTE A OTROS.”
Si un Médico o un Policía mueren cumpliendo su labor, es natural que un Delincuente muera cumpliendo su Condena.
Se me olvidaba decir que ustedes tienen la comida Segura todos los días, aún con tanto Daño y Dolor causado a la sociedad y muchos Niños sin padres están Abandonados sin hogar ni Comida.
Ustedes gozan del derecho inviolable a la vida, el cual le arrebataron a miles de VIDAS Inocentes".



jueves, 10 de septiembre de 2020

ALERTAMOS A LA POBLACIÓN SOBRE LOS RIESGOS DE LA "NUEVA NORMALIDAD".




Debido a los intereses geopolíticos que han llevado a instalar el discurso pandémico, vemos que acecha como peligroso un discurso que pretende apreciarse como amigable. La "Nueva Normalidad". 
En esta PUJA POR CAMPOS DISCURSIVOS DE PODER buscan legitimar prácticas y acciones para modificar los hábitos de la población.
En un primer punto, la construcción de la "nueva normalidad" se basa sobre el miedo a la muerte. Se basa en el miedo antropológicamente mas antiguo del ser humano, para buscar imponernos que si no nos comportamos de determinada manera, aumentaremos nuestras probabilidades de MORIR.
Segundo, este discurso se edifica en torno a políticas de "patrullaje vecinal", donde vecinos denuncian a vecinos; expandiendo políticas de control social y teniendo agentes de espionaje gratis. Ello divide y enfrenta a la población.
Tercero, la "nueva normalidad" se basa en la adquisición de hábitos vinculados al desapego social. De un dia al otro nos borraron media cara. Quedate en tu casa. Distancia social. No hables fuerte y no te rias. No expreses tu malestar. No te manifiestes. Buscan imponernos las sonrisitas de la comunicación virtual, pero el ser humano necesita estar agrupado porque somos SERES SOCIALES.
Con todas estas medidas se busca fomentar: la obediencia sin responsabilidad ni conciencia individual, la despersonalizacion, cuerpo propio como sujeto de politicas de estado, el desapego, la apatía y la fobia social.
Visto en: Psicólogos Por La Verdad Argentina

sábado, 5 de septiembre de 2020

LO QUE FUE EL SERVICIO MILITAR OBLIGATORIO (La Colimba)




Por Eduardo Javier Mundani Osuna (autor)

La colimba igualaba. Te hacia igual al otro. El rico con el pobre. El instruido con el analfabeto. El alto con el bajo. El flaco con el gordo. Todos vestían igual. Todos comían lo mismo. Todos obedecían de la misma manera. De golpe y porrazo, yo un nene de mamá, aparecí durmiendo en el piso, sobre una colchoneta, en el medio de un monte de eucaliptos, al lado de un desconocido. Hugo se llamaba aquel desconocido compañero de carpa. Yo, recién salido del secundario, instruido, maestro de inglés, típico representante de la clase media, aprendía a conocer otras realidades. Porque Hugo era un carrero que vivía en una villa de Lugano. Así aprendí de un mundo para mí inexplicable y extraño. Cuando tuvimos un franco, me invitó a almorzar a su casa. Me espero en la parada del colectivo. Me dijo que era mejor que fuese con él. Por las dudas. Nos metimos en un chaperio. Un laberinto de casitas de chapa, saltando ríos de aguas servidas. Me mostró su carro y su caballo, que usaba para cirujear en las calles. Cuando entre, nos esperaba su mamá. Piso de tierra apisonada, mesa enclenque de madera, sillas a punto de caerse. Y multitud de rayitos de la luz del sol que entraban por los miles de agujeritos que tenían las chapas, que así como dejaban entrar al Dios Febo, también dejaban entrar al frío o la lluvia. Todo el día pasé en la casa de mi compañero de colimba en el medio de una villa de Lugano, conociendo otro mundo a media hora de mi casa. Eso hacía la colimba. Igualaba. Allí no había diferencias. Siempre recuerdo a Bustos, un hachero, llegado del medio del monte chaqueño. No sabía usar el cepillo de dientes. Obviamente le enseñamos. Y le enseñamos también a lo lindo que era bañarse con agua caliente todos los días. El Servicio Militar Obligatorio fue una Ley Nacional impuesta allá por 1898, que sirvió para forjar la identidad argentina. Sirvió para poder tener una idea de la realidad social de la juventud argentina. Porque con la revisacion médica pre colimba, se podía conocer la realidad sanitaria de gran parte de la población. La colimba fue la primera escuela para muchos, porque allí también se enseñó a leer a miles. Se enseñaba respeto. Subordinación. Escala de valores. Te enseñaba a valorar a tu casa y a tu familia. Se enseñaba civismo. Se enseñaba respeto y amor por los símbolos patrios. Y también, por añadidura, a ser un soldado preparado para la guerra. Si te mandaban un cuerpo a tierra, seguramente te salvaría en el medio de una batalla. Si pasabas hambre, también la tendrías en la primera línea de combate. Acepto críticas de aquel que haya sido colimba. Aquel que hable por boca de ganso, de lo que le contó otro, ni cabida.

lunes, 31 de agosto de 2020

A LA IGLESIA MODERNISTA DE SAN LUIS LES ESTÁ SUCEDIENDO LO QUE LES SUCEDE, PORQUE ESTE ES EL CLERO "ORTODOXO" QUE CREEN TENER...

 

Días pasados nos hacíamos eco de lo ocurrido en la iglesia catedral de San Luis con su nuevo "obispo" Gabriel Barba; nos referimos más precisamente a su misa-show en el día de las fiestas patronales en honor a San Luis Rey de Francia, en dónde una payada a la Virgen María al estilo José Larralde, cánticos con guitarreadas y travesti de por medio se llevara a cabo.
Nosotros sabíamos que esto iba a ocurrir tarde o temprano, ya que dicha diócesis se autocatalogaba de ser la más conservadora de Argentina y como es sabido todas las conservas tienen fecha de vencimiento, y por lo que vemos, la de San Luis ha caducado, cosa que para ser sinceros y no hipócritas, nos alegramos sobremanera. Ahora bien, la pregunta es: ¿porqué sucedió? ¿en que momento se les fue de las manos? Y la respuesta se las da este payaso con gorro "gaucho" mal puesto y música progre de fondo; como él bien se autopresenta, es un ministro de la secta conciliar Vaticano segundo y aconseja con términos ya usados por todos los periodistas de los medios masivos de desinformación argentinos... "sean Solidarios, Muchos la están pasando mal, Empatía, Mala gente etc, etc... Les puedo asegurar que la mediocridad, vulgaridad y aggiornamiento de este triste personaje, nos da la respuesta del porqué el clero apóstata puntano está como está.



jueves, 27 de agosto de 2020

A LOS 82 AÑOS MUERE EL DR. COSME BECCAR VARELA DIRECTOR DEL PERIÓDICO DIGITAL "LA BOTELLA AL MAR", QUE DIOS LO RECIBA EN LAS ETERNAS MORADAS Y QUE LE PERDONE SU GORILISMO CLERICAL QUE LO PARALIZÓ EN EL COMBATE POR LA VERDAD ...: Aquí les dejamos su última editorial publicada en su página virtual.


Por: Cosme Beccar Varela
Invito a los lectores a que traten de recordar o de entrarse a través de la Historia si hubo un momento más absurdamente tiránico que el que estamos viviendo. Absurdo porque es aceptado mansamente, sin límite de tiempo y sin que los tiranos ejerzan una violencia capaz de quebrar la voluntad de un pueblo medianamente celoso de sus derechos más elementales, sino apenas basada en mentiras sin pretensión de probar la veracidad de ninguna de ellas, tal es la credulidad con que las toman las víctimas de ellas a pesar de que la única fuente de información para sustentar la interminable cuarentena en la que se basa la tiranía es la impresentable "medusa" que funge de "secretaria de acceso a la salud de la nación", Carla Vizzotti. Esta audaz joven despeinada y con aspecto de drogada es la dueña de la libertad de 44.000.000 de habitantes y la correveidile de Fernandez y del asesino abortista ministro de salud. Es ella la voz oficial que se usa para mantener este engaño del número de muertos y contagiados sin que nadie le pida pruebas de las causas verdaderas de las muertes atribuidas al coronavirus ni se indignan cuando dice que hay muchos de esos enfermos que en realidad no lo están porque no presentan los síntomas de la enfermedad, lo que en lenguaje llano signfica que no la tienen, (dos más dos cuatro) y parecen ignorar que desde 1810 se muere gente en el país todos los años por distintas causas en números proporcionalmente iguales o mayores que los de este virus pero de varias enfermedades. 
Esta tirania es el resultado de varios factores.

Primero, el que ya dije, o sea, la cobarde, estúpida y crédula resignación de los habitantes que se dejan someter sin resistencia digna de ser considerada como tal. A esto contribuye el reparto de plata a casi 20.000.000 de habitantes impedidos de trabajar, plata que por falta de recursos genuinos proviene de una desbocada emisión monetaria que provoca una inflación gigantesca no revelada pero cuyos efectos nos explotarán en la cara en cualquier momento.

Segundo, la vil sumisión a un poder internacional que procede de la misma manera avasallando la soberanía de las naciones mediante el terror inducido de un discutido virus sobre el cual innumerables científicos silenciados han desmentido sus origenes, sus efectos y su carácter de "pandemia" que justifique las medidas catastróficas que casi todos los gobiernos han tomado, siendo el de este país uno de los más serviles ejecutores de esa orden destructiva.

Tercero, la audacia descarada del gobierno peronista, ávido de poder y despectivo de todo derecho, siempre integrado por ladrones desde los tiempos de su infame fundador y para el cual la tiranía en manos propias es el gobierno ideal. Y los "opositores", participan de ella en efectivo, con sueldos y prebendas de todo tipo, mientras el "kerensky" macri, responsable del regreso al poder de esta banda de corruptos, se pasea por Europa y su cómplice máximo, el monstruoso y abortista Intendente de Buenos Aires, es un aliado a ojos vista de la tiranía, actuando como un desvergozado furgón de cola de Fernandez y del marchando del brazo con el marxista Kicilloff.

Voy a dar la lista -no exhaustiva- de los derechos que están abandondo los argentinos en su cobardía:

1) El de profesar libremente su culto que se funda no sólo ni principalmente en el (art. 14 CN sino en la autoridad divina). En esto colaboran los Obispos (que actúan como apóstatas por que parecen no creer en el poder de Dios para auxiliarnos). Hace casi cinco meses que está prohibidas las misas públicas y cerradas casi todas las iglesias. Si los Obispos no fueran apóstatas, por el contrario, invocarían a Dios exhortando al clero a decir misas y a todos los católicos a rezar para que cese la tiranía y su aparente causa.
2) El de mantener el sistema republicano de gobierno con tres poderes separados e independientes (art. 1CN). Hoy han desaparecido el Judicial y el Legislativo (que, dicho sea de paso, hace rato que son cuevas de maleantes que desprecian el Derecho cobrando sueldos de sultanes).
3) El de trabajar y ejercer toda industria lícita (art.14CN). Hace casi cinco meses que innumerables personas no pueden trabajar y muchas empresas medianas y pequeñas y aún grandes desaparecen a causa de las arbitrarias medidas de la tiranía que les impide trabajar a pesar de lo cual deben seguir pagando impuestos y a sus empleados.
4) De usar y disponer de su propiedad (art.14CN). Sus automóviles están inmovilizados con riesgo de que les sean confiscados si los usan sin un permiso especial de la tiranía.
5) El de entrar, permanecer, transitar y salir del territorio argentino (art. 14CN).La cuarentena impide la libertad de movimientos incluyendo una pena de dos años de prisión para quien la viole.
6) El de no ser admitida la exigencia servicios personales (art.17CN).Sin embargo se exige el uso de unas máscaras llamadas "barbijos" bajo pena de $80.000 a quien no lo hiciere. Eso es un servicio personal porque se alega que es en beneficio de los otros para impedir que los contagiemos de una peste nadie puede afirmar que padecemos.
7) Ningún habitante de la Nación puede ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso Es inviolable el derecho de defensa (art.18CN). Sin embargo, la tiranía ha impuesto una prisión domiciliaria (eso es la "cuarentena") sin acusación de delito alguno y sin dar derecho de defensa. Por ejemplo, el de proponer peritos médicos para desmentir las falsedades del gobierno acerca del verdadero peligro del virus y su modo de contenerlo. Según los científicos silenciados, esa pericia da por tierra esa tramoya y caería la .tiranía.
8) A.Fernandez A. ha usurpado la suma del poder público convertido en un infame traidor a la patria y sus actos son nulos (art.29CN)
9) El derecho de asociarse y el aún más esencial de tener una vida social con la familia y los amigos. Para eso la tiranía cierra los lugares de encuentro como los restaurantes, cafés, clubes y hasta prohibe las reuniones familiares alentando la delación de los vecinos contra quienes las hacen. Por ese motivo hay infinidad de casamientos que se han postergado indefinidamente.
Esta es otra de las utilidades de la cuarentena para la consolidación de la tirania. Los tiranos "se esfuerzan para procurar que su sus súbditos no sean gente de virtud ni tengan pensamientos magnánimos para que no dejen de sufrir su mal gobierno y que entre ellos no haya conciertos, ni amistades, ni gocen de la correspondencia de la paz, porque así, no fiándose unos de otros no puedan intentar nada contra ellos (Santo Tomás de Aquino, "El gobierno de los príncipes" Tomo I, cap III)
10) Se impide el derecho de viajar llegando al extremo de prohibir los vuelos con lo que muchas Compañías aéreas quebrarán. Hay miles de personas que por esa causa fueron impedidas de volver a sus casas, sin plata y durmiendo en el suelo de los aeropuertos extranjeros. No se puede usar el transporte público sin una especie de "pasaporte" expedido voluntad por lo tiranía. Por ese motivo los colectivos suelen pasar con un solo pasajero o con ninguno.
No hay duda de que esta tiranía tiene una ideología que es la del estatismo marxista. Y no se quedará en esto sino que avanzará hasta imponer un sistema como el de Venezuela.
Esta es la situación en breve síntesis.Y que me digan sino da vergüenza ser argentino en "peronlandia" y qué se puede esperar de un pueblo acobardado y sin inteligencia.
Sólo Dios, por la intercesión de la Santísima Virgen María nos puede salvar.

domingo, 23 de agosto de 2020

QUE NO TE VENDAN OTRA HISTORIA.... LAS MILLONES, MILLONES Y MILLONES DE PERSONAS QUE MATÓ EL COMUNISMO, NO CUENTAN PARA LA HISTORIA OFICIAL, PORQUE NO ERAN JUDÍOS NI MARXISTAS..


Por: Gabriel Fossa Robecchi
Joseph Stalin, dictador de la Unión Soviética entre 1924-1953, fue responsable de la muerte de 40 millones de personas, entre purgas, hambrunas, colectivizaciones forzosas y limpiezas étnicas de ucranianos, chechenos, etc. Otros 4 millones de rusos murieron por la paranoia del “zar rojo” en autotitularse “estratega militar” y tratar de conducir las operaciones en los primeros meses de la invasión nazi a la Unión Soviética. Entre 1932 y 1933 provocó la muerte de 7 millones de personas por hambruna al cortar los suministros de elementos básicos con el deseo de erradicar el espíritu de independencia del estado georgiano.
Los 55 años de historia del Partido Comunista Chino (PCCh) están escritos con sangre y mentiras. Los casos que encierra esta historia sangrienta son sumamente trágicos y muy poco conocidos. Bajo el régimen del PCCh fueron asesinados entre 60 y 80 millones de chinos inocentes, que dejaron tras de sí familias desmembradas.
El marxismo siempre asesina a sus compatriotas y exportan genocidos a otros pueblos,como el capitalismo Usurero.
EL IMPERIO FINANCIERO CAPITALISTA USURERO SIEMPRE CUIDA A SUS DICTADORES..!! CASO FIDEL-MAO-STALIN-ETC.

¿QUIENES FINANCIARON LA REVOLUCIÓN RUSA...
Y EL MARXISMO...?

LA FALACIA BOLCHEVIQUE
Un examen mínimamente riguroso de la evolución y el desarrollo del capitalismo moderno basta para constatar el papel fundamental desempeñado en la consolidación de éste por las dos grandes corrientes político-ideológicas que habrían de presentarse como sus más encarnizados adversarios. Y es que, como bien muestran los hechos, cada confrontación con esos pretendidos adversarios se ha traducido invariablemente en un reforzamiento progresivo del Sistema en vigor. Algo lógico, por otra parte, si se tiene en cuenta que los fundamentos básicos del capitalismo burgués (materialismo, cientificismo, economicismo, etc) constituyeron también la fuente de inspiración de sus teóricos enemigos, el marxismo y el fascismo, que en realidad no serían sino variaciones circunstaciales de un mismo tema. De ahí que esas diversas corrientes, antagónicas en las formas y apariencias, pero complementarias en lo esencial, hayan contribuido a configurar un proceso único plenamente consolidado en la actualidad.
De lo que significó el fascismo, de las causas que lo motivaron, de quiénes lo promovieron y de las utilidades que en su momento rindió, ya se habló en un ensayo precedente. Lo que aún queda por desvelar son las motivaciones que empujan a quienes a toda costa pretenden resucitar su fantasma, cosa que se hará cumplidamente en el último capítulo. Pero de lo que ahora toca ocuparse es del bolchevismo marxista y del régimen soviético.
De entre las diversas contribuciones del marxismo a la configuración de la sociedad contemporánea caben destacarse dos. En el ámbito ideológico, su mayor aportación, su verdadero cometido no sería otro que actuar como amplificador de los postulados materialistas inherentes a la mentalidad burguesa, postulados sin cuyo extendido arraigo el modelo socio-económico vigente en la actualidad nunca se habría impuesto de la forma abrumadora que lo ha hecho. En modo alguno es casual que los grandes foros del mundo capitalista se manifiesten en el presente abiertamente "progresistas".
Pero todavía queda un segundo aspecto que merece resaltarse, y para ello bastará con comprobar los efectos inmediatos producidos por el sistema capitalista a raíz de su implantación. Al hacerlo podremos ver que el régimen de explotación que dicho sistema instauró, las condiciones de vida en las que sumió a sus víctimas, y el inexorable descrédito de las falacias que sirvieron de sustento a su modelo político e ideológico, habrían desembocado inevitablemente en el colapso sin la aparición "providencial" de la "alternativa" marxista, que, entre todas las opciones posibles era, sin duda, la más nefasta, aunque para el Sistema (y no por casualidad) resultara ser la mejor. A mayor abundamiento, la táctica que el discurso marxista empleó no fue otra que reeditar en una nueva versión, y adaptados a las nuevas circunstancias, los clichés humanistas y los reclamos democráticos esgrimidos tiempo atrás por las revoluciones burguesas para implantar su régimen político. Una táctica que con el marxismo volvió a funcionar de nuevo, provocando aún mayores expectativas entre las masas desheredadas y desencadenando un régimen de opresión todavía mayor tan pronto como fue llevada a la práctica. Aunque tributario de la dictadura jacobina, cuyos procedimientos le sirvieron de inspiración, fue en el terreno de la filosofía y de la técnica totalitarias donde el marximo desarrolló algún grado de innovación, y no en los señuelos liberadores de la clase obrera o en las tesis igualitarias, conceptos, ambos, muy anteriores al credo marxista, y que en éste nunca pasaron de ser espúreos adornos, como se pondría de manifiesto reiteradamente, y sin ninguna excepción, en sus sucesivas manifestaciones prácticas. De hecho, bajo la férula del régimen marxista instaurado en la URSS, la mayor máquina de picar carne que recuerdan los siglos y el modelo prototípico de todos los siguientes, la explotación y la opresión de los parias alcanzarían cotas desconocidas hasta entonces.
Hecha esta breve introducción, lo oportuno ahora será abordar más detenidamente dos aspectos fundamentales del régimen marxista por excelencia, el de la Rusia soviética, al objeto de poner de manifiesto la auténtica realidad de unos hechos permanentemente falsificados por la maquinaria ideológica oficial.
Esos dos aspectos a los que se ha hecho mención se corresponden con sendas falacias ya consagradas en el ámbito occidental, una de ellas merced a la intensa tarea manipuladora desplegada al efecto por el bando progresista, y la otra gracias a la desarrollada por el Sistema en su totalidad. La primera de tales falacias es la que ha atribuido al estalinismo todos los males de la puesta en escena del programa marxista, cuando lo cierto es que el régimen estalinista no supuso en realidad sino su más fidedigna y genuina interpretación.; y ahí están como muestra reciente los escritos del ínclito Althusser, un purista de la causa. La segunda falsificación está aún más arraigada, y goza de un consenso mayor, pues no en vano se trata de un dogma oficial compartido, a izquierda y derecha, por todas las facciones del Sistema. Un dogma en virtud del cual el régimen bolchevique se ha venido presentando como la alternativa antagónica y como una amenaza mortal para el capitalismo occidental, lo que nunca pasó de ser una solemne patraña. Muy pronto lo comprobaremos al describir los apoyos finacieros que, desde un principio, y durante largo tiempo, afluyeron desde el bloque capitalista al "ogro" soviético.
Por lo que se refiere al primer punto, esto es, a la falacia de la "desviación" estalinista, se trata de un argumento que comenzó a utilizarse con profusión una vez finalizado el gobierno de Stalin en la URSS, y precisamente por aquéllos que, hasta ese mismo momento, habían negado sistemáticamente los excesos criminales de esa supuesta desviación, aunque las pruebas concluyentes se acumularan desde hacía tiempo. No obstante, lo más endeble de semejante argumento es que en todas las ocasiones y latitudes en que el marxismo se implantó, lo hizo siguiendo los cauces de la "desviación" totalitaria, incluso después de que el autócrata georgiano hubiera muerto. Y es que esa pretendida anomalía no fue sino la pura normalidad desde los primeros momentos, algo implícito e inherente al propio modelo, como bien demuestran los hechos; sirvan como muestra elocuente los que se exponen a continuación.
En pleno fragor de la revolución bolchevique, con Lenin y Trotzki al mando de la misma, la ciudad de Petrogrado fue escenario de graves convulsiones sociales, que comenzaron en los círculos proletarios de esa localidad, extendiéndose muy pronto a los marineros de la flota del Báltico, vanguardia durante 1917 del levantamiento soviético. El 28 de febrero de 1921, la tripulación del acorazado Petropavlosk emitió una resolución en la que se formulaban las reivindicaciones de la tropa naval, resolución que sería aprobada al día siguiente en el curso de una asamblea de toda la guarnición de Cronstadt.
Los principales puntos del programa aprobado eran la reelección de los soviets, la libertad de palabra y de prensa para los obreros, la libertad de reunión, el derecho a fundar sindicatos, y el derecho de los campesinos a trabajar la tierra del modo que deseasen. Reivindicaciones, todas ellas, fieles al más puro ideario soviético. Así pues, los marineros de Cronstadt no se sublevaban contra la causa revolucionaria, sino contra el régimen totalitario del Partido Comunista. De hecho, uno de los párrafos de la resolución, cuyo elocuente título era "Por qué luchamos", rezaba así: "Al efectuar la Revolución de Octubre la clase obrera esperaba obtener su libertad. Pero el resultado ha sido un avasallamiento mayor de la persona humana.....Cada vez ha ido resultando más claro, y ello es hoy una evidencia, que el Partido Comunista ruso no es el defensor de los trabajadores que dice ser, que los intereses de éstos le son ajenos y que, una vez llegados al poder, no piensan más que en conservarlo".
Como se podrá apreciar, volvían a reproducirse los mismos hechos que ya tuvieran lugar durante la Revolución Francesa, y de nuevo se levantaban los parias para reclamar la "soberanía del pueblo" y los restantes señuelos en cuyo nombre habían sido movilizados contra el régimen anterior. No será ocioso decir que también el desenlace se reprodujo otra vez. El 2 de marzo, Lenin y Trotzki denunciaban el movimiento de Cronstadt y lo calificaban de "conspiración blanca", ordenando acto seguido la provisión de una fuerza de 50.000 hombres que, al mando de Tukhatcchevski, salió para aplastar la revuelta. En la noche del 17 al 18 de marzo, tras encarnizados combates, la expedición punitiva penetró en la ciudadela rebelde defendida por 5.000 marinos y aplastó la insurrección. De entre los supervivientes, una parte fueron fusilados, y el resto trasladados a los campos de concentración de Arkangelsk y Kholmogory. La revuelta de Cronstadt, había declarado Lenin durante el X Congreso del PCUS celebrado en marzo de 1921, "es más peligrosa para nosotros que Denikin, Yudenitch y Koltchak (jefes de la contrarrevolución) juntos".
La represión y el gulag fueron instituciones consustanciales al Estado bolchevique desde sus inicios. Así, en una fecha tan temprana como 1925, la cifra oficial de fusilados por el régimen marxista se elevaba a 1.722.747, de los cuales un setenta y cinco por ciento eran obreros, campesinos y soldados. No obstante, y debido precisamente a su carácter oficial, esa cifra no recogía las ejecuciones sumarias ni las muertes ocurridas en las prisiones, y mucho menos aún las masacres colectivas. Según otro recuento igualmente oficial elaborado por el propio régimen leninista, en 1922 había 825.000 personas internadas en los campos de concentración de Kholmo, Kem, Naryn, Mourmane, Tobolsk, Portaminsk y Solovski. Al final de la época estalinista,el balance total de víctimas, incluidas las ocasionadas por las hambrunas provocadas artificialmente, arrojaba una cifra que oscila, dependiendo de las estimaciones, entre los treinta y cinco y los cincuenta y cinco millones de muertos.
Todos estos hechos, que incluso todavía hoy se pudren en el silencio, fueron denunciados desde muy pronto por revolucionarios disidentes, si bien sus acusaciones alcanzaron muy escaso eco en el ámbito occidental, ideológicamente colonizado por la nutrida ralea de los pseudointelectuales acomodados de izquierdas, cuya labor se vería propiciada, cuando no auspiciada claramente, por un Sistema capitalista que empezaba ya a explotar la utilidad que, en todos los órdenes, habrían de reportarle los estereotipos "progresistas". La ocultación y la manipulación sistemáticas de lo que realmente significó aquel evento ha sido de tal calibre que, pese a todo lo ocurrido, el mero hecho de proclamarse de izquierdas sigue valiendo todavía hoy como certificado de altruismo para un sinnúmero de fantoches, además de constituir el mejor procedimiento para convertir en éxito la más absoluta mediocridad. Por contra, los individuos íntegros que se atrevieron a denunciar la mascarada criminal fueron metódicamente silenciados y escarnecidos por una jauría de desalmados y medradores que, a cambio de su bajeza, han venido recibiendo la correspondiente recompensa en forma de reconocimiento y de status social. Vayan, pues, estas líneas en homenaje y desagravio de André Gide (calumniado y vejado tras sus denuncias de la infamia bolchevique por sus antiguos colegas de La Liga de los "Derechos" del Hombre), de Victor Serge, Boris Suvarin, Panaït Istrati, Artur Koestler y, en fin, de tantos otros militantes de una causa falaz que repudiaron tan pronto como los acontecimientos pusieron de manifiesto que no era la suya.
Hubo que esperar al desmoronamiento del bloque marxista para que una pléyade de farsantes se dieran cuenta de evidencias clamorosas que hasta poco antes prefirieron ignorar. Farsantes que ahora abominan de sus pasados planteamientos para abrazar con entusiasmo el nuevo credo progresista-liberal, esa fórmula definitiva en la que ya se amalgaman felizmente la libertad de beneficio y los "valores" de izquierdas. Aunque es lo cierto que, tanto los conversos recientes, como los devocionarios peremnes del sistema capitalista que hoy denuncian con afectación los excesos del marxismo, deberían en realidad guardarle reconocimiento público, ya que la labor de disolución en todos los órdenes llevada a cabo por el materialismo marxista no ha hecho más que allanarle el terreno al capitalismo multinacional. Fue necesaria, por tanto, la dictadura jacobina, como lo sería después el totalitarismo soviético, para que el sistema capitalista alcanzara el poderío de que disfruta en la actualidad.
Todo lo dicho en el párrafo anterior enlaza directamente con la segunda gran mistificación apuntada al comienzo de este capítulo. Una falacia sostenida, como ya se señalara, por todas las facciones políticas del Sistema, y en virtud de la cual se presentó al régimen bolchevique como una amenaza mortífera para el capitalismo occidental. De la envergadura de semejante patraña dan buena cuenta, entre otros hechos, las cuantiosas aportaciones realizadas por la Alta Finanza en pro del asentamiento y posterior desarrollo de su "temible" adversario, algunas de las cuales se citan a continuación.
El 2 de febrero de 1918, el rotativo Washington Post recogía una breve reseña en la que se consignaba la entrega de un millón de dólares a los dirigentes bolcheviques por parte de la banca Morgan.
Un año después, el Anuario reproducía un informe fechado en Londres el 4 de abril de 1919, y firmado por su corresponsal E.R.Fields, en el que se aportaban nuevas y más completas informaciones al respecto. Dicho informe reseñaba las aportaciones a la causa bolchevique del financiero Jacob Schiff, patrón de la Banca Khun&Loeb, junto con las de sus asociados y correligionarios Felix Warburg, Otto Kahn, Jerónimo Hanauer, Max Breitung e Isaac Seligman.
Con todo, aquel documento no reflejaba al completo el alcance de la red financiera que colaboró en el sostenimiento económico del régimen leninista, ya que, junto a la Banca Khun&Loeb, que figuraba a la cabeza de la causa, operaron también varias entidades bancarias adscritas a la American International Corporation (Chase National Bank, de Rockefeller, National City Bank, J.P.Morgan, Equitable Building, Bankers Club, entre otras). Así como diversas Corporaciones Comerciales (Guggeheim Exploration, General Electric, Sinclair Gulf, Stone and Webster, etc).
Los fondos económicos enviados a Lenin y Trotzki recorrían un largo circuito bancario hasta llegar a su destino final. Por lo regular, las aportaciones financieras eran canalizadas hasta territorio europeo por Jacob Schiff a través del establecimiento que la banca Warburg poseía en Hamburgo, y esta última, a su vez, las hacía llegar a las diversas cuentas abiertas por los intermediarios de Lenin en varias capitales europeas. Los principales centros de aprovisionamiento fueron Copenhague, donde actuaba como corresponsal recaudador un estrecho colaborador de Lenin llamado Israel Gelphand (más conocido como Parvus), y Estocolmo, ciudad en la que operaba otro fiel auxiliar de Lenin y Trotzki , de nombre Jacob Furstemberg, aunque conocido en la nomenclatura bolchevique como Hanecki. En la capital sueca, la entidad bancaria receptora de los fondos destinados al gobierno soviético era el Nye Bank, dirigido por el finaciero Wladimir Olaf Aschberg, quien a la muerte de Jacob Schiff, acaecida en 1920, pasaría a desempeñar un papel similar al desarrollado por éste. En 1921 Aschberg fundó la Banca Comercial Rusa, establecimiento a través del cual se gestionaron entre las dos guerras mundiales buena parte de los empréstitos concedidos por la Alta Finanza internacional a la Rusia soviética.
A todo esto deben añadirse las declaraciones públicas de simpatía y los ofrecimientos de ayuda económica ( ayuda que se hizo efectiva de forma cuantiosa) manifestados desde muy pronto al régimen soviético por parte de los dos dirigentes más destacados del área capitalista, el premier británico Lloyd George y el presidente estadounidense Woodrow Wilson.
Otro personaje que desempeñó un relevante papel en este asunto fue el financiero Bernard Baruch, quien ya durante el mandato presidencial de Woodrow Wilson le había "sugerido" a éste el sexto punto de la Declaración de Apoyo a la Rusia soviética. Aunque fue en los años de la Administración Roosevelt cuando el peso y la influencia de Baruch alcanzaron su apogeo. Considerado unánimemente como la eminencia gris de la Casa Blanca, así describía el American Hebrew del 1-diciembre-1933 la posición de este banquero en los círculos políticos: "Cuando el presidente de los Estados Unidos sale de vacaciones de verano, Bernard Baruch es oficialmente designado presidente suplente". Una vez concluida la 2ª Guerra Mundial, el ínclito Baruch ocupó la primera presidencia de la Comisión de Energía Atómica, si bien su labor más significativa habría de desarrollarse en el marco de las negociaciones tripartitas mantenidas por los vencedores de la Gran Guerra. Durante la Conferencia de Londres de 1945, reservada a los ministros de Exteriores de las potencias vencedoras, Bernard Baruch se trasladó a la capital británica dispuesto a intervenir, cosa que hizo en efecto. Preguntado por el periodista Victor Lasky sobre las razones de su presencia en dicha reunión, el financiero respondió: "He venido a amenazar a los muchachos grandes con el palo grande para asegurarme de que no estropeen la paz". Una "paz" que, entre otras cosas, incluía la entrega de media Europa al totalitarismo soviético.
Después de la 2ª Guerra Mundial, y hasta el momento mismo del colapso del régimen bolchevique, los contactos económicos y comerciales no dejaron de multiplicarse. Bien directamente, ya a través de organismos creados al efecto, fueron varios los trusts económicos del área capitalista que mantuvieron una relación fluida con la URSS, cuya economía llegó a depender en no pocos aspectos de los empréstitos y aprovisionamientos procedentes del bloque occidental. Durante todo ese tiempo el suministro de cereales (trigo en especial) y de todo tipo de equipamientos industriales, sistemas electrónicos, productos petroquímicos, abonos, etc, fue vital para la supervivencia económica de la Unión Soviética, al tiempo que proporcionó sustanciosos beneficios a sus proveedores occidentales.
Entre los personajes que se distinguieron en las labores de mediación y ayuda al bloque marxista destacan los nombres del magnate Edgard Bronfman, presidente del Congreso Judío Mundial, y de su correligionario Armand Hammer, otro poderoso finaciero cuyos contactos con la URSS se desarrollaron a través de la American Trading Organization, un consorcio comercial controlado por él.
No menos digna de mención es la figura del multimillonario estadounidense Cyrus Eaton, que en estrecha colaboración con el clan Rockefeller puso en marcha una sociedad comercial dedicada específicamente a los países del Este. Dicho consorcio estaba formado por la International Basic Economy Corporation, dirigida por Nelson Rockefeller, y la Tower International Inc., encabezada por Cyrus Eaton junior. La asociación de ambas entidades era descrita el 16 de enero de 1967 por el New York Times (diario del Establishment) en estos términos: "El esfuerzo mancomunado de la International Basic Economy y la Tower International puede verse como una combinación de las habilidades inversoras y los recursos de los Rockefeller con el privilegio de que goza la Tower dentro del oficialismo comunista, como resultado de los contactos que a lo largo de los últimos quince años ha venido cultivando Cyrus Eaton senior, recibido siempre como un VIP en los países comunistas". Por otro lado, Cyrus Eaton fue el promotor y organizador de la Conferencia de Pugwash, con la que se iniciaron los contactos periódicos entre las altas esferas científicas de ambos bloques.
Otros organismos que destacaron en esas mismas labores fueron el US-URSS Trade and Economic Council (USTECO), y el American Committee on East-West Accord (ACEWA), esta última una entidad adscrita a los círculos de la Comisión Trilateral y creada por iniciativa de varios miembros del poderoso Council on Foregn Relations (CFR) o Consejo de Relaciones Exteriores, cuya importancia se irá viendo a lo largo de las páginas sucesivas.
Por lo que se refiere al ámbito europeo, merece destacarse el papel desempeñado en ese mismo sentido por la firma multinacional Royal-Dutch, dependiente del grupo judio-británico Lazard, así como el de los dos principales empresarios de Italia, Giovanni Agnelli, patrón de la Fiat y figura destacada de la Comisión Trilateral, y Carlo de Benedetti, miembro prominente de la comunidad israelita de aquel país
A mayor abundamiento, las cumbres periódicas convocadas por la Comisión Trilateral (una especie de cónclave de grandes Multinacionales) contaron desde el principio con la presencia de un delegado soviético. A esto podría añadirse, entre otras "anécdotas", la consideración de nación más favorecida otorgada por la Administración norteamericana desde comienzos de los años 70 a la Unión Soviética.
Cabría significar por último el hecho de que los inicios de la celebrada perestroika se vieron precedidos por una reunión de alto nivel mantenida en Moscú entre una delegación del Comité Ejecutivo de la Comisión Trilateral, con David Rockefeller a la cabeza, y los principales dirigentes soviéticos, con Gorbachov, Yacovlev, Dobrinin, Arbatov y Primakov entre ellos. Por supuesto que se trató de una simple coincidencia.
El breve recorrido efectuado a lo largo de este capítulo bastará para constatar la puntualidad con la que se ha desarrollado la célebre dialéctica hegeliana, y cómo de la antítesis de los falsos opuestos (capitalismo y marxismo) ha resultado finalmente el capitalismo multinacional y progresista, que es la síntesis deseada y la fórmula más idónea para impulsar la expansión del modelo socio-económico materialista y consumista vigente en la actualidad. Justamente el modelo que mejor garantiza el dominio absoluto de la oligarquía plutocrática.