jueves, 27 de febrero de 2020

HECTOR AGUER DIJO QUE..: "Solidaridad e inconsciente colectivo"


La Plata (Buenos Aires) (AICA): ¨Al parecer se impuso la idea de la solidaridad. Hay que ser solidarios, de tal modo que el actual gobierno impone un ajuste terrible sobre los bolsillos de la pobre gente y lo llama ley de solidaridad¨, expresó el arzobispo emérito de La Plata, Mons. Héctor Aguer, en su reflexión semanal en el programa Claves para un Mundo Mejor, emitido por Canal 9 el sábado 22 de febrero.


Al "ajuste" lo llaman "solidaridad"
“Ustedes habrán notado -comenzó diciendo el arzobispo emérito- cómo se habla hoy de solidaridad. Todo es solidaridad. Prácticamente ya otras palabras no se usan como, por ejemplo, generosidad, liberalidad, caridad, sino que todo es solidaridad”.
“Si uno busca en el diccionario se encuentra con que solidaridad significa adhesión circunstancial a la causa o a la empresa de los otros. Si es circunstancial quiere decir que hoy sí, mañana necesariamente no. Acá parece que se ha impuesto la idea de la solidaridad. Hay que ser solidarios, todos somos solidarios, de tal modo que el actual Gobierno impone un ajuste terrible sobre los bolsillos de la pobre gente y lo llama “ley de solidaridad”.
"Inconsciente Colectivo", un mensaje esotérico
“Incluso -prosiguió monseñor Aguer- hubo un 'Día de la solidaridad', que no sé si se celebra todos los años pero se celebró hace poco un día de la solidaridad. Fue en muchas ciudades, en casi todo el país y había que escuchar una canción titulada “Inconsciente Colectivo”. No sé si hubo otros actos aunque supongo que sí. Me ocupé de ver esta canción, no soy un especialista en estos temas, pero observé la letra, la poesía y me dio la sensación de que es una poesía esotérica, no tiene pie ni cabeza. Confieso que no entendí nada sobre qué es lo que se quiere decir allí aunque supongo que el autor lo entenderá y a lo mejor también lo entenderán los que saltan al conjuro de esa música. Se dice “Inconsciente Colectivo”, pero la solidaridad no es cosa de inconsciencia colectiva sino todo lo contrario es cosa de razón bien puesta, de razón y de corazón bien puestos”.
Más que solidaridad: caridad, generosidad y liberalidad
“No basta una adhesión circunstancial, como dice la definición, a la causa o a la empresa de los otros sino que hace falta latir al conjuro de la necesidad del otro y eso es lo que nos enseña la caridad. Caridad, generosidad, liberalidad es mucho más que solidaridad. Solidaridad puede hacer referencia a la solidez a que como grupo nos ocupamos de la misma cosa pero hay que ver si es verdad esto. Tengo la impresión de que hay mucho uso de la palabra solidaridad pero poca realidad”, expresó Aguer.
“La situación argentina muestra precisamente eso. ¿Somos un pueblo solidario aún en ese sentido que se dice? Me parece que es una adhesión circunstancial. Pasa alguna cosa grave y es verdad que nos preocupamos pero ¿y en lo cotidiano? La caridad, la generosidad, la liberalidad, se viven en lo cotidiano porque la necesidad del vecino no es en alguna circunstancia específica y sí las hay, pero es todos los días”.
“No digo solamente el cristianismo, el Evangelio, nuestra fe, sino una sana antropología, o sea una idea correcta del hombre y de la posición del hombre en su entorno y en el mundo. Creo que más allá de nuestros defectos, de nuestras dificultades, tenemos que rescatar, tenemos que hacer subir desde nuestro corazón lo mejor que tengamos y ponerlo al servicio de los otros. Eso es solidaridad entendida en el mejor sentido”.
“El hecho de la solidaridad entendida en el mejor sentido es como un vibrar con la necesidad del otro y tratar de ayudar en todo lo que podamos. Además esto es recíproco porque la solidaridad supone reciprocidad que es lo que pasa con la caridad: amar a Dios, amar al prójimo y ser amados como somos amados por Dios, ser amados por nuestro prójimo”, concluyó.+

lunes, 24 de febrero de 2020

24 DE FEBREO DE 1946: EL PRIMER TRIUNFO PERONISTA




“Efectivamente llegaron las elecciones, y al principio de las elecciones en todo lo que era La Rioja o Catamarca, por ahí, perdimos nosotros… Entonces ya todos los de la Unión Democrática se largaron y dijeron que eran las elecciones más libres que se habían producido en el país porque creían que las ganaban, entonces ya se largaron en elogios de las elecciones. Pero cuando empezó a llegar Santa Fe, Rosario, empezaron a perder, Córdoba, ¡y bueno ya ahí claro perdieron las elecciones! Ya no podían decir que eran malas…”. Esta anécdota sobre las elecciones del 24 de febrero de 1946, contada por el General Perón desde su exilio en Puerta de Hierro, es sin dudas una radiografía de lo que había ocurrido en la Argentina durante la década anterior, caracterizada como “Infame” por la historiografía argentina: tras la caída de Hipólito Yrigoyen en septiembre de 1930, una serie de gobiernos militares y el denominado “fraude patriótico” de las elecciones de 1937 habían minado la credibilidad electoral, por lo que la desconfianza social ante los nuevos comicios era inevitable.
La contienda era clara: por un lado la fórmula Juan Domingo Perón – Hortensio Quijano en un Frente cuyos principales integrantes eran el Partido Laborista, la Unión Cívica Radical Junta Renovadora y el Partido Independiente. Por el otro, la fórmula de la Unión Democrática José Tamborini – Enrique Mosca (ambos de la UCR sector antipersonalista) no representaba la diversidad que integraba la fórmula a la que enfrentaría el ex Secretario de Trabajo y Previsión: el Partido Comunista, el Partido Socialista, el Partido Demócrata Progresista, y los conservadores del Partido Demócrata Nacional eran parte de esta alianza que, en conjunto con la Unión Cívica Radical, representaban el espanto ante la ascendente figura de Perón. Su armador principal había sido el ex embajador estadounidense en Argentina hasta julio de 1945 y luego Subsecretario de Asuntos Latinoamericanos del Departamento de Estado, Spruille Braden. Hechos como la organización y asistencia a la “Marcha de la Constitución y la Libertad” en septiembre de 1945, que impulsó la rebelión de sectores de las fuerzas armadas que derivaría en la salida de Perón del Gobierno y su posterior detención en la Isla Martín García; o la edición del “Libro Azul” (Blue Book on Argentina) doce días antes de las elecciones presidenciales buscando vincular a Perón con el nazismo y los países del Eje (Alemania-Japón-Italia) derrotados en la II Guerra Mundial, son sólo algunas de las acciones que emprendió el funcionario norteamericano, tanto estando en nuestras tierras, como ocupando un cargo en el Departamento de Estado.
La campaña electoral tuvo la particularidad de otorgarle protagonismo al sistema ferroviario: mientras que El General y Evita realizaban buena parte de la campaña en un tren impulsado por la locomotora apodada “La Descamisada”, los candidatos de la Unión Democrática lo hacían en el denominado “Tren de la Libertad”. Durante estas travesías el tren justicialista sufre dos principales atentados. El primero se produce en enero de 1946 cuando, tras actos de campaña en la región de cuyo, un obrero ferroviario descubre explosivos instalados en las vías por la zona cordobesa de Río Cuarto debiéndose detener el tren hasta normalizar las condiciones del trayecto. 
El segundo incidente tiene lugar a principios de febrero del mismo año, cuando retornando de actos en Rosario el tren que trasladaba a Perón y a la “Abanderada de los Humildes” sufre un corte en un eje de un vagón producto de un sabotaje, afortunadamente sin mayores perjuicios para los pasajeros. Es para destacar también que el entonces candidato del laborismo también utilizó junto a Evita una embarcación llamada “París” (y luego rebautizada Justicia Social) con la que recorrieron el Litoral Argentino realizando actos en las ciudades de Goya, Paraná, Corrientes, Rosario y Resistencia, entre otras.


Tras casi dos meses de campaña, finalmente el 24 de febrero se realizan los comicios electorales. En un marco fuertemente controlado por el Ejército, la fórmula Perón-Quijano obtiene el 52,84% de los votos (1.487.866) contra el 42,87% que cosecha la Unión Democrática (1.207.080). El Colegio Electoral (que rigió como sistema electoral en nuestro país hasta 1994) quedó configurado en 304 electores para la fórmula triunfante y 72 electores para la UD. Cabe destacar la alta participación electoral, con un 83,3% de votantes sobre el total de electores habilitados (3.405.173). El compromiso cívico de la ciudadanía en conjunto con la protección por parte de las fuerzas de seguridad logró una jornada de indiscutible transparencia electoral. Es para señalar también que esta sería la última elección presidencial en que las mujeres no podrían votar, restricción eliminada gracias a la firma de Perón y al fuerte impulso de Evita que permitirían a casi cuatro millones de mujeres sufragar en 1951.
De esta manera, los trabajadores accedían al Gobierno de manera democrática en lo que serían 10 años de justicia social, soberanía política e independencia económica. Era la justa recompensa por la gesta del 17 de Octubre, en la cual los trabajadores y las organizaciones sindicales fueron responsables absolutos de la liberación de Perón y su rápido regreso a la arena política tras las fallidas pretensiones por parte de los agentes locales y extranjeros de “borrarlo del mapa”. Es por ello que desde GESTAR queremos recordar aquella jornada institucional con la esperanza de que el Justicialismo volverá a ser protagonista triunfante en los procesos electorales que el futuro le depare.

viernes, 21 de febrero de 2020

26 DE FEBRERO MIÉRCOLES DE CENIZAS

Con la bendición e imposición de las Sagradas Cenizas sobre los fieles, la Santa Iglesia comienza este tiempo penitenicial.
Una vez más retorna la Cuaresma, en este tiempo la Iglesia nos exhorta a la Oración, Penitencia y a la Limosna, como preparación para los misterios centrales de nuestra Fe: la Pasión, Muerte y Resurrección de Ntro. Sr. Jesucristo.
San Buenaventura afirma que “no hay cosa tan eficaz para curar las llagas de nuestra conciencia, purgar y perfeccionar nuestra alma como la frecuencia y continua meditación de las llagas de Cristo, de su pasión y de su Muerte”. En efecto, Ntro. Señor no se contentó con sufrir un poco: quiso agotar el cáliz sin reservase nada, para que aprendiéramos la grandeza de su Amor y la bajeza de nuestro pecado. Para que fuéramos más generosos en al entrega, en la mortificación y en el servicio al prójimo.
La Iglesia nos ofrece un modo especialísimo para meditar los indecibles sufrimientos del Salvador y es el Tradicional ejercicio del Vía Crucis, recorriendo las 14 estaciones de este doloroso camino, traemos a nuestra memoria algunos de los padecimientos de Cristo camino al Calvario.

sábado, 8 de febrero de 2020

DEFINICIÓN DE NACIONALISMO por Manuel Gálvez:


“El Nacionalismo significa ante todo un amor serio y humano hacia la raza y hacia la Patria. El Nacionalismo no pretende anglicanizarnos, ni afrancesarnos, sino argentinizarnos. Nos recuerda que somos latinos, pero antes españoles, aún antes americanos y antes de todo argentinos. Para que podamos, sacando de nuestra conciencia colectiva, de nuestra historia, de nuestra estirpe y de nuestro ambiente; lo argentino, lo americano, lo español y lo latino que hay en nosotros, fundido todo en fragua común, ofrecer al mundo una civilización original y propia. El nacionalismo persigue el afianzamiento del ESPÍRITU NACIONAL, la conservación de las tradiciones, la emoción del pasado, el amor a nuestra historia, a nuestros paisajes, a nuestras costumbres, a nuestros escritores, a nuestro arte. El Nacionalismo anhela la grandeza espiritual del país sin despreciar por ello los intereses materiales. El Nacionalismo combate todas las causas de desnacionalización, todas las ideas, todas las instituciones y todos los hábitos que puedan, de algún modo, contribuir a la supresión de un átomo de nuestro carácter argentino. El Nacionalismo es la más alta expresión del amor a la Patria en los actuales momentos de nuestra civilización."

martes, 4 de febrero de 2020

JORGE BERGOGLIO, Más conocido como: ( QUIEN SOY YO PARA JUZGARLOS) LO JUZGÓ SIN PIEDAD... Y bueno, ya era hora de que cayera este mala gente, soberbio como los demonios y trepador, fue condenado... los Miles Christi son falsa bandera del tradicionalismo y enemigos de los verdaderos tradicionalistas.


El "papa" Bergoglio expulsa del sacerdocio al fundador del Instituto Miles Christi


(AICA)- El arzobispo de La Plata, Víctor Manuel Fernández, comunicó que el papa Francisco dispuso la dimisión del estado clerical al sacerdote Roberto Juan Yannuzzi, y precisó que la decisión del pontífice se fundamentó en que el religioso, fundador del Instituto Miles Christi, “ha sido hallado culpable de los delitos contra el sexto mandamiento con adultos, de absolución del cómplice y de abuso de autoridad”.
El arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández, comunicó que el papa Francisco dispuso la dimisión del estado clerical al sacerdote Roberto Juan Yannuzzi.
El prelado precisó en un comunicado que la decisión del pontífice se fundamentó en que el religioso, fundador del Instituto Miles Christi, “ha sido hallado culpable de los delitos contra el sexto mandamiento con adultos, de absolución del cómplice y de abuso de autoridad”.

Texto del comunicado

El arzobispo de La Plata, Víctor Manuel Fernández comunica que el Santo Padre ha dispuesto la dimisión del estado clerical al sacerdote Roberto Juan Yannuzzi.
La decisión del papa Francisco se funda en que el padre Yannuzzi ha sido hallado culpable de los delitos contra el sexto mandamiento con adultos, de absolución del cómplice y de abuso de autoridad.
Las acusaciones, que afectaban a religiosos que formaban parte del Instituto Miles Christi, del cual era fundador y superior, exigían la intervención de la Santa Sede. Por ese motivo, en acuerdo con las nuevas autoridades del mencionado Instituto, el actual Arzobispo de La Plata envió a la Congregación para la Doctrina de la Fe un informe completo acerca de este caso el 11 de marzo del 2019.
La decisión tomada por el Santo Padre implica que el señor Yannuzzi no podrá ya ejercer de ningún modo el ministerio sacerdotal, ni de manera pública ni de manera privada. Tampoco podrá ejercer la docencia en Seminarios o institutos equiparados, en centros educativos de nivel inferior o superior que dependan de la autoridad eclesiástica.